Entradas

Mostrando las entradas de 2013

Borrador 1

*esta entrada estaba en borrador, del 3 de octubre del año en curso, por alguna razón no la publiqué, ahora no recuerdo cuál era. No pienso dañar susceptibilidades. Yo sé que alguna vez has pensado esto también*



A veces quiero pedirle perdón a las personas.

Perdón por no ser lo que esperaban que fuera.
Perdón por no ser la amiga que necesitaban.
Perdón por no poder amarlos como me aman.

Pero otras veces me doy cuenta que trato de dar siempre todo por los demás, sin pedir nada a cambio. Y es ahí cuando me doy cuenta que no debo pedir perdón.

Estoy escuchando pop ochentero y preguntándome los misterios de la vida

Tal cual.
Yo no sé porque nos cuesta tanto creer en nosotrxs mismxs.
Cuando logras algo, nunca faltan lxs que te dicen: gracias a Dios! Cuando estás en la espera, o vas a hacer algo: primero Dios. Si Dios quiere.
Bendito Dios. 

Eso. ¿Por qué?
¿No somos lo suficientemente capaces como para realizar cosas y que nos feliciten por nuestros logros? 
Igual y me estoy metiendo en contexto religioso. 
Igual y nada tiene sentido.
Igual y las horribles coreografías de Magneto y Locomía me hicieron escribir esto.


BAH.


Yo sé que hay hordas enteras de fans de Magneto y Locomía allá afuera, así que si eres unx de ellxs, es chorito el comentario.





La verdad, más de una vez he intentado bailar con abanicos Locomía style. 







Basta.

Una cosa lleva a la otra

Cuando iba en la secundaria -cabe destacar que fui en una secundaria de puras mujeres- empezó una campaña (al más puro estilo de los partidos políticos) anti anorexia-bulimia. 
Además en ese tiempo, corría la historia-rumor-leyenda urbana de que en los baños de cierta escuela, las tuberías que conectan a los excusados-sanitarios-retretes, se pudrieron-rompieron-desgastaron por los supuestos vómitos de muchas de las alumnas. (ignoren mis sinónimos escritos nomás para convivir)
Iban a cada uno de los salones a darnos pláticas, a mostrarnos fotos de chicas (siempre chicas) en los huesos, a decirnos cómo ayudar a alguna amiga (siempre amiga) que tuviera un problema similar o que sospecháramos de sus hábitos alimenticios. 
Total.
Siempre he sido, si gustan etiquetarme dentro de la fauna que habita los salones de clases, del tipo desmadrosus castrosus valemadrosus, o sea, siempre me he sentado hasta atrás. Para pasar "desapercibida" cuando los profes hacían preguntas, para comer …

Sigue lloviendo

La lluvia siempre ha estado presente en los momentos más bizarros de mi vida. Cada que se me rompe el corazón, es por estas fechas. Cada que conozco a alguien nuevo, es por estas fechas. Cada que mi vida cambia, es por estas fechas.

Por eso la lluvia para mi es algo difícil de describir.

Pero de todas formas me gusta.


24

Tiene poco más de 24 horas que cumplí 24 años. 24 por primera vez, 24 por todo este año. 24 el 24. 24 fue el día que tenía libre en su agenda el doctor de mi madre para programar mi nacimiento, por que en realidad yo iba a nacer en septiembre, pero ni mi madre ni el doctor querían estar ocupados en el mes patrio. 24 horas tiene un día. 24, 24, 24, 24, 24, 24. 
No estoy en crisis, no estoy deprimida ni nada por el estilo. No es la típica "crisis de los 25" (adelantada) que he escuchado de algunos de mis amigos. En serio, no quiero nada de drama en mi vida. Sólo me parece curioso, y un poco cabalístico, que haya cumplido 24 años el 24. Nunca jamás en mi vida se va a repetir. Me habían dicho que era como "mágico", pero bueno. Consultaré a Walter Mercado. 
Respecto al blog, soy una descarada. Infame, grosera, cochina, perra maldita, sucia, maleducada y todo lo demás. La última entrada fue en marzo, jajaja kill me plisssss. De todas formas desde el principio de los tie…

Estoy pensando mucho y esto se me está saliendo

Literalmente.

Por una vez, preferentemente más seguido, deja de pensar tanto las cosas.

Tal vez no tenga nada que ver, o la comparación que estoy apunto de hacer sea idiota y hasta cierto punto cliché pero...

Me subí al techo y me arrojé a la alberca. Primero lo pensé mucho y no quería hacerlo, pero de repente, solo corrí y listo.


Y creo que así hay que vivir la puta vida.

Todos los días nos morimos poquito

Se acabó la era del antiguo blog!!! y a partir de esta entrada... empieza la era del nuevo blog!!


que mamadas estoy escribiendo. 

Yo sé que dije que iba a dejar esta mierda tal cual estaba e iba a hacer "otra cosa", pero bueno, todos nos equivocamos. 
La verdad me dio flojera cambiar de dirección y de nombre y absolutamente todo, y un poquito de lástima a este espacio, después de toda la vida tantos años de intentar escribir aquí. Así que todas las entradas anteriores se pueden ir a la mierda, o este blog entero se puede ir a la mierda, o no sé, o mejor aún, yo me puedo ir a la mierda. 
Esto de tener tanto tiempo libre me está matando.

Bueno el caso es que seguiré con este intento de blog. 

Como sea.


-------------

Todos los días nos morimos poquito. De a poquito pues. Como yo, que... bueno, últimamente me he estado muriendo de a muchito, la verdad.
Ahora que he tenido tanto tiempo para pensar y no hacer nada, no me puedo quitar de la cabeza el hecho de que hace apenas unos …

Hasta luego.

Fuera de aquí, por mucho tiempo, por poco, qué importa.

Gracias a todos los que me han leído, me han comentado, me han insultado, me han dicho que les gusta este blog, me han llamado desgraciada, idiota, etc. Gracias por perder un poquito de su tiempo aquí.

Pero creo que es hora de un cambio.

Gracias de nuevo, nos veremos nuevamente.




Hasta pronto.

Autoboicot

Nací en el 89. Mi primer año de vida lo viví en la casa de mi abuela paterna, la malvada, por que claro, todos tenemos una abuela malvada. Después me llevaron a un departamento no muy lejos de ahí. En ese lugar viví 7 años. Recuerdo muchísimas cosas de ahí. Desgraciadamente no cuento con ningún registro fotográfico, y mucho menos de video. De vez en cuando paso por ahí, no ha cambiado mucho. Es como si el tiempo se hubiera detenido. La única diferencia es que ahora hay más autos que en aquellos tiempos. Y oxxos. En cada esquina hay uno. La verdad me irritan. Retomando, después de esos 7 años me llevaron, nuevamente, a otro lugar. Pero antes de establecerme ahí, estuve un tiempo en la casa de mis abuelos maternos, los buenos. Esa estancia es como un parpadeo, pero a pesar de ser corta, la disfruté mucho. De ahí me fui a la que sería mi nueva casa, en el cerro, muy lejos de ahí. Eso sí, seguía viviendo en la misma ciudad. Recuerdo el frío. El frío, y la higuera en el centro de la casa. …

Días de niniez

Para qué mentir. Sí, después de una intensa sesión con mis entrañas, acepto que estoy deprimida. Pero no estoy en una depresión de quererme cortar las venas, o de llorar toda la madrugada hasta quedarme dormida. Es un sentimiento diferente. Como de desolación, de inquietud, de ansiedad intensa.. No sé explicarlo muy bien, así que decidí llamar a mi estado actual: depresión. Es más fácil para todos.
Estoy haciendo cosas que antes, o al menos en mucho tiempo no había hecho. Me estoy dejando crecer el cabello, me acabo de dar cuenta que está algo largo ya. Después de haber estado mas o menos dos años casi rapada y con un auténtico desmadre en la cabeza, me estoy preocupando por cepillarme la cabellera y cuidarla, pues no pienso andar con el mismo desmadre que traía antes pero ahora largo. Qué asco, la verdad.
Algo que me ha costado muchísimo trabajo es no morderme las manos. Cuando estoy hiperactiva o nerviosa (casi todo el tiempo) me da por morderme las manos. Las manos, los dedos y la…
- Vamos a mentir por un momento. Hay que fingir que no leemos, que no vemos, que no decimos y que no hacemos lo mismo que los demás.

- ¿Por qué?

- Por que ser como los demás es aburrido. Pero es frustrante darte cuenta que lees, ves, dices y haces lo mismo que el resto.

- Bueno, entonces ¿qué propones?

- Fingir.

- ¿Fingir? Pensé que ibas a decir otra cosa. Fingir es exactamente lo que hacen los demás cuando se cuestionan todo esto. Fingen que son diferentes, que no les interesa lo que a los demás, fingen y tratan de encajar como si "fueran diferentes".

- Nadie es diferente, todos somos iguales.

- No sé a qué quieres llegar.

- Miénteme.

- No.

- Hazlo.

- ¿Por qué tendría que hacerlo? ¿Solamente para quedar bien contigo en estos momentos?

- Para quedar bien el resto de tu vida...

- No quiero quedar bien contigo ni ahora, ni el resto de mi vida. Es más, deberías dejarme, deberías irte y..

- Sabes que no puedo irme. Estoy contigo todo el tiempo. Esa necedad tuya de negarme a cada…

Blue Monday... en martes.

Imagen
Espero la disfruten tanto como yo... y si no, pues ni modo.

Bah pop!

Imagen
Últimamente me ha estado dando mucho terror tener una hoja en blanco frente a mi. Quiero hacer muchas cosas, pero mi mente está completamente dispersa. Tendré que reunir los cachos, como si fueran las esferas del dragón, para que una vez juntos, ocurra algo maravilloso. 
De todas formas, haciendo un recuento de los daños, siempre tengo la mente dispersa. La verdad no sé como es que puedo funcionar así. Cómo es que he podido funcionar 23 años así. Y los que faltan, si es que no me termino por desquiciar antes y ocurra algo.
Bah.
A ver, pensemos un momento. ¿Cuántas personas estarán en la misma situación que yo? Recién terminando la carrera, sin trabajo, sin tener que estudiar más, lidiando con la familia (de lo más pesado en este mundo), pensando desesperadamente en irse y desaparecer y sin ni una idea clara de qué es lo que sigue. Pfff, muchísimas.
Y mi mente dispersa... sumándole el hecho de que soy una persona demasiado intensa. El otro día mi madre se me quedó viendo y me dijo muy…

Usted tal vez no entienda pero asómese.

Bien, finjamos que no pasó nada.  Mejor aún, que no ha pasado nada.
Que frecuento mi blog y que escribo... y que dibujo, y que leo, y que juego....
Y vomito.
Vomito mucho. En mi baño, en tu baño. En el baño del cine. Incluso una vez, en el baño de una iglesia, me cobraron para entrar, Jesucristo necesita una nueva cruz por que la que tiene ya está muy vieja. Pero aún así, entré al baño de la iglesia y lo vomité. 
El otro día vomité en el baño de un mercado. No había agua, tenía que buscarla en el tambo que estaba afuera, llenar una cubeta con cochambre que estaba ahí tirada, volver y echar de golpe toda el agua en la taza para que se fueran mis gracias. Todo iba acorde al plan hasta que una señora impertinente entró corriendo, vio parte de mis entrañas en ese baño y se puso a gritar "JESÚS BENDITO" unas 2, 3 veces ahí dentro. No le bastó y salió corriendo para adentrarse en el laberinto que forma el mercado mientras gritaba a todo pulmón "JESÚS BENDITO". Solté la …