Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2011

Sale y vale

¿Qué quieres saber?
Son las 10am de un día lluvioso, tienes que ir a tú última clase del semestre y no volverás a la universidad hasta el 22 de agosto. Genial, dos pinches días antes de tu cumpleaños. ¿Qué no pueden empezar las clases por ahí del 25? ¿por qué no hasta septiembre? digo, no les cuesta nada.
Pero no.
¿Qué estás escuchando?
Crystal Castles.
Y pensar que hace apenas un año me presentaron su música.
¿Qué carajo escuchabas antes?
Hace un año las cosas no eran muy distintas a hoy. Los días eran lluviosos, te habías hecho la misma propuesta que te haces en vacaciones -desaparecer- y al parecer no la estabas cumpliendo al pie de la letra. Te llenabas los pies de lodo cuando salías a caminar por ahí, pensabas que tal vez al otro día ibas a hacer algo productivo, o ¿porque no? escaparte de la vida un rato.
Pero la verdad es que no hiciste mucho hace un año. Acuérdate, te quedabas hasta las cinco de la mañana con los ojos abiertos y a las nueve tomabas el paraguas y salías a perderte p…

Seguro que sí

Fue lo que pensé hace unas 6 horas mas o menos, inconcientemente. Hasta hace apenas unos 40 minutos, esas palabras volvieron a mi cabeza y no se han ido, y creo que no se irán.

Hoy hubo un día particularmente hermoso. Es raro. Partiendo por el hecho de que los domingos no me transmiten motivación alguna. El cielo era azul brillante y casi no había nubes en él. El sol era tan intenso, tan radiante, tan alto, tan... insoportable.

Pero aún así, me tomé la libertad de salir y acostarme en el pasto. A pensar cualquier cosa. A recordar personas. A olvidarme por un momento de que estoy en este mundo.

Después de un rato, pensé en el cielo. En ese cielo azul que estaba sobre mí. Si un ovni hubiese pasado justo por encima mío en ese momento, seguro me hubiera visto tirada sobre el pasto, boca arriba, toda extendida, sin defensa alguna. Presa fácil para una abducción.

A mi mente llegaron varias personas. Y pense si todos ellos estarían viendo el cielo, como yo. "Seguro que sí", me autoresp…

Antes de dormir

Recordé:

"como han pasado los años... las vueltas, que dio la vidaaaa...."



BASTA YA.

1994

Últimamente, me ha dado por recordar cosas de cuando era niña. Y ahora recordé una historia que, si bien le pudo suceder a cualquiera, sigo pensando que estas cosas solamente me pasan a mí.

Veamos... en 1994 tenía 5 años.

No recuerdo mucho de ese entonces, pero de lo que sí me acuerdo, es que odiaba ir a la escuela, veía muchas caricaturas, disfrutaba golpear a mi primo 6 años mayor que yo (por que corría con su mamá a acusarme y jamás le creyeron que una niñita le diera de patadas hahaha) y que mi papá nos hacía pizzas a mi mamá y a mí, nomás por el puro antojo, wero.

Pero un terrible día, mi mamá traicionó la confianza, el sabor, el amor paterno, y los putos trozotes de jamón que le hechaba a la pizza capaces de ahogar hasta a un perro grande si no los masticabas bien y llamó a una pizzería.

Mi padre, quedó tan devastado que JAMÁS nos volvió a hacer pizza.

Por lo tanto, abandonó todos sus utencilios y materia prima.

Algunas cosas como el jamón, el queso o la masa fueron usados hasta que s…

Historias cortas de la infancia

1.- Jamás ví Blancanieves, Pocahontas, Aladdin y La Bella Durmiente. (y ni las veré)

2.- Tenía unas letritas como de foami que se pegaban a la pared con agua, pero para hacer enojar a mi mamá las pegaba por todas partes con baba.

3.- La amiga mas fugaz que he tenido duró como 5 horas. Era hija de una amiga de mi mamá y me la acababan de presentar. El caso es que nos dejaron solas en mi casa y jugamos a aventarnos talco y agua, al rato, llegaron nuestras madres. Mi mamá me puso como chancla y su amiga estaba MUY apenada. Después de eso jamás volvi a ver a esa niña.

4.- Mi mamá tenía una amiga que era venezolana y se llamaba Lala. Un día llamó y contesté, me pidió hablar con mi mamá, y tuve la maravillosa idea de gritarle a mi madre (con el telefóno casi al lado de mi boca) "MAMAAA TE HABLA LA LECHE LALAAAAAAA". Desde ahí mi mamá me prohibió contestar el teléfono.

5.- Disfrutaba perderme en el súper y llenar con mercancía carritos ajenos mientras sus dueños no se daban …

Edgar

No me acuerdo de Alejandra, la verdad. De Edgar sí. Yo era una niña, mientras que él, tenía 15 y se llamaba igual que mi mejor amigo. Alejandra era su hermana.

Vivíamos en el mismo edificio, solamente que yo en planta baja y ellos en el tercer piso.

Edgar jugaba conmigo a los power rangers. Corríamos por todas partes y todos los vecinos nos regañaban. Íbamos hasta la azotea del edificio, donde tendían la ropa, y nos arrojábamos las pinzas, o cubetas, o lo primero que nos encotráramos.

Para mí no era nada extraño que un chavo de 15 años corriera detrás de mi y jugara conmigo. Pero al parecer para el resto del edificio era aberrante.

Tiempo despúes recuerdo ver a Edgar acompañado de su mamá, todas las mañanas se iban desde temprano y yo jamás supe a qué hora regresaban.

Justo después de eso me enviaron por paquetería a vivir con mis abuelos, por que nos íbamos a cambiar de casa. Viví con ellos más o menos 2 años, o a lo mejor fue menos tiempo, total, que importa, para mi fue una larguísima e…